La putita no sabía si gemir o llorar mientras sentía como le desvirgaba para siempre su deliciosa panochita de hembrita convirtiéndose en mujer.


Click to Download this video!
00:39Brazzers
Descripción

La chavita nunca se va a olvidar de que fui yo su primer hombre, el vato que le desvirgó la panocha, el maestro que le enseñó los placeres del sexo sobre una cama de motel cerca del metro Tacubaya. La manera en que apretaba la panocha para impedir que siguiera penetrándola suavemente no hacía más que excitarme por el roce con su chochito mojado y me animaba a seguir entrando poco a poco en su cuevita. De pronto me topé con la telita que tenía que romperle para siempre para ser el primer macho en poseerla, empujé y la putita no pudo evitar que le salieran dos lágrimas. Eso acabó de prenderme y empecé a bombearle el chocho hasta que empezó a morderse los labios y gemir quedito del placer que mi reata le estaba dando.


Online porn video at mobile phone