La morra no pudo contener el chorro incontrolable de sus jugos que acabaron salpicándome toda la playera y la cama.


Click to Download this video!
Descripción

Nunca había visto a una hembra chorrearse tan intensamente mientras le daba verga. Normalmente, para conseguir que las hembras avienten tremendas salpicadas, hace falta que termine metiendo mi cabeza entre sus patas para abrirle la conchita con mi lengua y hacer que me dé a beber sus jugos de papaya luego de una intensa lengüeteada en su chocho caliente. Pero esta morra se nota que hacía rato que no le daban tan rico verga porque sin necesidad de trabajarle demasiado acabó pringando con su leche de hembra toda mi verga caliente y empapando la cama como una perra en celo luego de sentir como la claveteaba con mi fierro.


Online porn video at mobile phone