La morra estaba desesperada por que la estrenara en su cumple 18


Click to Download this video!
Descripción

Me sorprende lo calientes que son las chavitas en estos tiempos. Recuerdo que costaba un chingo conseguir llevarte a la cama a una morra cuando yo estaba en la prepa, pero ahora las putitas ya quieren comer verga ya cada vez más chiquitas. Esta vieja me prendía un chingo cada vez que nos veíamos y fajábamos desesperados, yo por probar sus dulces carnitas tiernas que se estremecían cada vez que la rozaba con mis dedos, ella por ser desvirgada brutalmente por mi chorizo que se le antojaba cada vez que lo sentía entre sus piernas.

Me costó un chingo de trabajo pero aguanté la tentación, así que cuando finalmente pude meterle el cipote se lo dejé ir de tal manera que ella gimió de placer como jamás la había oído antes


Online porn video at mobile phone