Compartiendo a la nalgona calenturienta de mi vieja con un wey que nos ofreció una buena lana para que culéaramos los tres.


Click to Download this video!
Descripción

Mi vieja y yo nunca hemos tenido límites a la hora del sexo, hemos experimentado de todo en nuestros dos años de relación, desde juguetes sexuales, pasando por el sexo anal e incluso por fisting vaginal. No hay fantasía sexual que mi vieja no esté dispuesta a experimentar conmigo, pero por alguna razón nunca habíamos pensado en incluir a otra chava u otro vato en nuestras sesiones intensas de sexo caliente. No lo hicimos hasta estas vacaciones de verano, cuando estando en Mazatlán este vato se acercó a nosotros mientras fajábamos bien rico en un bar ya cerca de la medianoche y nos dijo que lo habíamos prendido un chingo y que si la armábamos entre los tres. Nos sacamos de onda pero, en eso, el wey se sacó unos billetes de 500 y pues ahí nos terminamos de animar.


Online porn video at mobile phone